La labor terapéutica


Dos personas sentadas frente a frente. Una es el terapeuta y la otra el cliente. Esta segunda persona está insatisfecho con la vida actual; se siente estancado, bloqueado; experimenta un momento doloroso en su vida. El terapeuta afronta la tarea de acompañarle para llevar a cabo un cambio que le permita evolucionar, tener más opciones, más posibilidades, más satisfacciones y menos dolor( o gestionarlo de manera diferente) que le permita vivir su vida con una mayor calidad


Pero, ¿Cuál es exactamente la labor que el terapeuta, ese ayudador de personas, debe llevar a cabo para facilitar al cliente su camino hacia el cambio?. Mi particular punto de vista al respecto es el siguiente:


En todas las terapias, los terapeutas, debemos afrontar el problema de responder adecuadamente a nuestros clientes. Responder adecuadamente, en el contexto terapéutico, conlleva acompañar a la persona a cambiar su experiencia de tal forma que no le resulte dolorosa sino que le enriquezca. Las terapias no cambian el mundo. Su enfoque consiste en cambiar la experiencia que el individuo tiene del mundo. Por tanto, las terapias actúan para cambiar el modelo del mundo del cliente y, en consecuencia, su comportamiento y experiencias


En otras palabras, el trabajo terapéutico deberá ir enfocado a crear una experiencia nueva con la participación activa y creativa del cliente. Esta experiencia estará dirigida a la forma en que ese cliente ha organizado su percepción del mundo y que le está impidiendo el cambio. Esta nueva experiencia residirá forzosamente fuera de los límites del modelo del cliente. El proceso de crear y vivir esta experiencia, le dará al cliente un modelo nuevo y un conjunto de nuevas opciones y recursos para su vida.

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos