Pequeñas cosas


Todos nos sentimos vulnerables en algún momento de nuestra vida, parece que esta se torna oscura y nos sentimos desnudos a merced de las circunstancias. Aún así, disponemos de estrategias para protegernos: diversificar las parcelas de nuestra vida de las que extraemos momentos agradables y compartimentarlas o separarlas. Al igual que los inversores evitan colocar todo su capital en un único negocio, no debemos depender de una única fuente para abastecer nuestra vida de momentos satisfactorios y agradables. Sin embargo, depende de cada uno de nosotros separar o unir las bases de nuestro bienestar pues hay personas que en lugar de mantener esas fuentes positivas separadas, mezclan la familia, los amigos, el trabajo y el ocio. De esta forma, disponen de una sola parcela gratificante en su vida en la que se incluyen y fusionan todas las demás


Las personas que desempeñan a gusto varias funciones diferentes - por ejemplo, padre o marido, en el hogar, trabajador competente, aficionado al deporte o al arte - y disfrutan de dichas parcelas sufren menos cuando surge un contratiempo y se defienden mejor ante situaciones que amenazan su bienestar


Por tanto es conveniente diversificar las fuentes de nuestra dicha para contar con una base de apoyo más amplia en momentos de inseguridad y sentirnos así menos amenazados cuando se nos hunde una faceta concreta de nuestra vida.


Es evidente que una vida diversificada nos aporta más seguridad y equilibrio, pues quienes centran la fuente de su felicidad únicamente en una parcela son más vulnerables a los efectos nocivos de los infortunios. Por eso es recomendable desarrollar intereses variables y cultivar relaciones diversas. En ese sentido, las pequeñas cosas de la vida, como preparar una comida imaginativa, pasear y charlar con amigos, plantar flores y un largo etcétera son una excelente ruta para sostener una actitud de esperanza frente a los continuos sinsabores que nos depara la existencia


En palabras del poeta libanés Jalil Gibrán, "en el rocío de las cosas pequeñas, el corazón encuentra su alborada y se refresca"


En resumen, está demostrado que las personas que desempeñan varios cometidos diferentes defienden mejor su satisfacción con la vida a la hora de hacer frente a los problemas inevitables que todos padecemos.












Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos