La Inteligencia Emocional



La inteligencia emocional es la capacidad de comprender, utilizar y controlar nuestras emociones

Así pues, la Inteligencia Emocional es un constructo que nos ayuda a entender de qué manera podemos influir de un modo adaptativo e inteligente tanto sobre nuestras emociones como en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás.


Este aspecto de la psicología humana tiene un papel fundamental tanto en nuestra manera de socializar como en las estrategias de adaptación al medio que seguimos.


¿Por qué reímos y lloramos? ¿Es malo estar triste?

¿Cómo puedo conectar bien con los demás?


Al reconocer mis emociones, sé lo que estoy sintiendo. Es decir, cómo estoy interpretando la realidad. Por lo tanto, soy consciente de mis limitaciones, creencias y puedo deshacerme de ellas si no me ayudan a vivir mejor.

Al identificar las emociones de los demás, tomo conciencia de lo que están sintiendo, de sus limitaciones, creencia y su interpretación del mundo. Puedo ponerme más fácilmente en su lugar, evitar herirles, y crear vínculos saludables.

Tomar conciencia de nuestras emociones y de las de los demás sirve para:


  1. Aumentar nuestra empatía, ya que nos gusta estar con personas que nos hagan sentir bien y ser capaces de entendernos mutuamente sin juzgarnos.

  2. Relativizar nuestras emociones, ya que dejamos de identificarnos con ellas, al saber que son pasajeras.

  3. Solucionar conflictos, porque al entrar en el mundo de las emociones, muchas cosas se comprenden y solucionan por sí solas.

  4. Ser más asertivos, es decir, saber decir “no” sin sentirnos culpables y aceptar un “no” sin que éste nos ofenda o moleste. Cuando dejas de temer las reacciones de otros, puedes decir sí cuando sientes que debes decir sí, y no cuando sientes que debes decir no.

Entradas recientes